Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Autores Obras Textos Entrevistas Informes Audioteca
 Buscar en el sitio   
| Miércoles 26 de noviembre de 2014
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Narrativa RSS Narrativa

Las gordas - Capítulo I

María del Carmen Suárez

Estábamos desocupados viviendo en una ciudad del noroeste argentino
Mi cuñada nos prestaba dinero para una cerveza. Íbamos presurosos a la confitería de la peatonal exclusivamente a ver a las queridas gordas.
Gordas divinas, de enormes colas y mejillas floridas. Gordas ingenuas, apasionadas, tristes y erráticas.
Nos preguntábamos en qué lugar comprarían sus jeans, sus cortas polleras, la ropa interior. Esos talles no existían en Buenos Aires. Las mirábamos arrobados, imaginando su sexualidad, la cama gigantesca, su ternura. Nos impresionaba que todas tenían parejas flacas, hombres morochos, buenos mozos, criollos, paisanos, otros ostensiblemente árabes. No pensábamos en Botero ni en el Renacimiento sino en ellas, solamente en ellas, criaturas cargando grandes bolsas de comida, urgidas para llegar a la casa, obsesionadas por cocinar, por acurrucarse junto a su compañero y dormir desnudas en esa caliente ciudad del norte.
El ritual de todos los días, verlas, observar su paso lento, pesado. ¿Sufrirían por su gordura? Algunas reían. ¿Fingirían su alegre caminata por la peatonal? Era nuestro enigma. Un día nos invitaron a un asado cerca de la montaña. La sorpresa fue cuando la dueña de casa apareció, era una de nuestras gordas. Resultó una anfitriona excepcional, cariñosa y muy divertida. La casa era pequeña pero con una huerta y un patio enormes. Sacó del horno de barro unas tortillas, un pan con chicharrón, anunciando que el asado estaría en una hora aproximadamente. La picada llegó como una bendición, aceitunas, queso, morrones asados con ajo y aceite de oliva. El vino patero era inigualable.
Teníamos que disimular para que no se diera cuenta de que la observábamos detenidamente; cada detalle de sus movimientos era como leer en el libro de su corazón.
El flaco, su marido, agitaba las brasas saboreando su vaso de vino tinto con una beatitud parecida a la felicidad. En el patio se zamarreaban las flores, viento norte. Los perros deambulaban esperando la hora de los huesos. Armonía singular, maravillosa gente que gozaba la vida a cada instante.
Gorda divina, amigable y solícita, nos hizo pasar un día inolvidable .No quiso que nos fuéramos temprano. A la hora de la siesta nos tiramos debajo de los árboles y dormimos todos plácidamente. Al despertar vimos la enorme pileta de plástico donde la gorda chapoteaba feliz, sola ¿Pero era así tal cual lo veíamos o lo sentíamos? Ella, rozagante, nos miraba; sin embargo pensamos que detrás de la máscara se ocultaba un misterio.

Cangrejos, ostras ,fideos, papa, pizza, empanadas, galletitas, helado, centolla, salsa blanca, pan , cerdo, chivito, merengue, costilla de cerdo con batatas, chorizos, morcillas, sesos, riñones al vino blanco, ñoquis, agnollotis, sorrentinos, ravioles, cebollas fritas , crema chantilly, flan con crema y dulce de leche, omelette de hongos y albahaca, palta con salsa golf, corderito al horno con cebolla y morrón.
Creen que soy dichosa. Me trago todo, la comida, las broncas, un sinsabor extraño cuando me estoy bañando. Taparía los espejos. Cómo no se dan cuenta del dolor, del sufrimiento que tengo al verme así. Ya sé que es una adicción como las otras, el alcohol, el cigarrillo, las drogas. Me ven contenta, claro, disimulo todo el tiempo. La angustia me sube al estómago como un pájaro extraviado. Respiro hondo. Siento que no tengo un lugar en este mundo. Las marionetas a mi alrededor se mueven como figuras macabras. Mí cuerpo late, mas siento el vacío, un dejarse estar sin hacer nada, como una náufraga asida a una liana. Respiro hondo. Abandonada al paso del tiempo que sigiloso me aniquila. A veces hay un estallido de recuerdos de infancia y me veo flaca, linda, correteando por los patios de la casa en la montaña. Placeres de criatura malcriada que observaba las grandes mariposas. A los trece la sexualidad era un enigma, los pechos crecían, la sangre bajaba a borbotones. No entendía esos cambios y nadie en la familia me hablaba acerca de esos temas.
En un carnaval sucedió lo inesperado. Tenía quince y una mirada absorta. El pasto fue un lecho con hormigas y duendes. Nunca más lo vería. Se fue como vino, en la oscuridad más absoluta. Me allanó el camino para placeres más altos, silenciosos o estridentes. El cuerpo se fue haciendo voluminoso, pesado, inquietante. Por las noches miraba la cruz del sur ocultando mi honda tristeza.
Sí, mi cuerpo me duele, trago, como, absorbo todo a mi alrededor. Soy adicta, ya lo sé. Pero quiero recordar el embeleso, la dicha de habernos conocido, sus manos potentes sobre mi gran cuerpo. El éxtasis de días y noches, alma con alma tratando de entender el universo. Portador de misterios, ha sido el que hurgaba en las nubes, el hacedor de crucigramas, deleite de apretarnos hasta estallar en un amor poderoso que se renueva aun en la ausencia. La memoria vibra, es una constelación de amaneceres, de noches con ojos ardientes.
Paso a paso construimos una fortaleza, un refugio en el cual los días se sucedían esperando milagros. Nuestra casa, el jardín, eran una fortaleza donde ahuyentar los miedos, el desánimo de una época irreverente, grotesca, brutal. Pero nosotros sobrevolábamos, viajando hacia montañas y cielos remotos. Mano con mano repitiendo frases inventadas que fueron nuestros códigos secretos. En sus brazos mi cuerpo se volvía más bello que un mar embravecido. Por poder de su magia todo se volvía intenso, prodigioso. Cuando viajaba a su lugar de origen el silencio me perturbaba, era como si alguien hubiese arrancado de mí una parte vital. Prisionera, loca, caminando sola. El mundo no era el mismo. El precio del amor, el reverso del amor era un vacío, un pozo profundo. La espera era un paréntesis abismal hasta encontrarnos nuevamente. Instantes perfectos, los dos solos, juntos, flotando, deseando caminar hacia el poema final, hacia el entendimiento.

Mi padre era un ser misterioso. Nunca traté de acercarme pues ponía una barrera difícil de traspasar. Con mi madre tenían una relación extraña, pero se entendían. Él pasaba semanas sin regresar a casa, ella parecía sumisa, perdonadora, pero a su manera lo manejaba. Se controlaba muchísimo, era una mujer de belleza singular. Con frecuencia se quedaba en silencio, un poco ausente. Yo sospechaba que no era feliz, había elegido una vida que no era satisfactoria. Los amigos de mi padre eran marginales, borrachos, jugadores empedernidos, músicos de boliches insólitos. Mi madre los rechazaba. Ella se sentía una reina, no podía compartir un minuto con ellos. Siempre quise ser distinta, diferenciarme, no era un modelo del cual yo deseaba ser copia. Ella era un modelo de corrección. Un ama de casa impecable. Ahora intuyo que detrás de esa máscara vivía un ser creativo, que sólo se apreciaba cuando se veían sus bordados multicolores con dibujos exóticos, viscerales , que primero diseñaba en papeles y luego trasladaba a los grandes paños de raso negro que después serían almohadones bellísimos guardados como tesoros. En ese universo, siempre pensé, trasladaba su inconsciente, ese yo profundo que no podía salir a la luz en su vida diaria. Allí, en ese tapiz de colores estaban sus deseos, sus angustias, una suerte de impotencia, de freno, de insatisfacción.
Yo debía hacer lo contrario, realizar, concretar mis deseos, no dejarme seducir por espejitos de colores que con frecuencia nos ofrecen para acorralarnos a una vida que los otros quieren; no, no haría lo mismo. La vida me llevó a grandes catástrofes que superé con rapidez por querer hacer lo que realmente deseaba. Quedaron algunas heridas, algunas secuelas, pero no dejé silenciar a esa mujer interior, no me puse límites a la hora de vivenciar mis impulsos, mis deseos.
Sí, la gordura ha sido a partir de los cuarenta años una suerte de armadura, una defensa contra la hostilidad, la represión, la envidia de muchas mujeres que odiaban mi audacia; ellas, secas de hastío y soledad. Ahora estoy luchando con mi cuerpo sin arrepentirme de haber vivido plenamente.
Cuando trataba de estar mejor soñaba con venados, praderas, paisajes donde me perdía como una niña curiosa que necesitaba encontrar un mundo de duendes y hadas. Me mezclaba entre los animales rodando con ellos por la tierra húmeda buscando hongos, mariposas, hurgando en los hormigueros. Al despertar quería volver a ese espacio mágico donde danzaba hasta el éxtasis.
Rodé por caminos sinuosos, viajé a lugares remotos, me perdí en selvas, en cuerpos hasta que arribó él. Ya mi figura había engrosado, no era el que se había zambullido en mares violetas, en lagunas tropicales, en ríos extraños. El entendió hasta los más subterráneos refugios de mi vida, fue conociendo mis sentimientos, mis aventuras de mujer atravesada por la magia y el torbellino de apresar cada minuto, de ir hacia un precipicio para arrancar la diminuta flor mojada de rocío.
Todo cambia, el universo cambia. Un día, con mucha sutileza, me sugirió que adelgazara. Fue un instante, un relámpago .Desde ese momento comencé a comer y beber sin límite. Pasé una larga temporada sin querer hacer el amor. Todo pasa. La crisis no duró tanto tiempo como yo temía. Volvimos a la dicha, encontramos el punto de equilibrio para aceptar los problemas del otro.
Hacía años que no me sentía tan plena; cada caminata que hacíamos, cada encuentro con los amigos, cada viaje hacia la montaña era para nosotros un gran regalo del universo. Fue una época gloriosa. No había reproches ni rabia contenida, lo cotidiano se convertía en algo fantástico, la creación se adueñaba de nuestros actos. Lo amé profundamente. Me sentí amada. Una nube, un pájaro, una flor aplastada en los caminos, la sombra de los árboles, la vuelta de las golondrinas que pasaban cerca eran la medida de vivir la intensidad, la glorificación de lo diario, del pequeño detalle de la naturaleza que se nos ofrecía con generosidad absoluta.



María del Carmen Suárez
Las gordas (2009)

Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 2 votos  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo



Diseño web
 
.: Sobre María del Carmen Suárez
María del Carmen Suárez María del Carmen Suárez
Argentina Argentina

María del Carmen Suárez nació en el barrio de La Boca el 3 de agosto de 1943.
Su familia materna provenía de Yugoeslavia, más precisamente de Dalmacia, y se afincaron en dicho barrio a principios del siglo XX. Su padre uruguayo pertenecía a la familia Castro Suárez, inmigrantes españoles que llegaron a Uruguay provenientes de La Coruña. Parte de su infancia transcurrió en el Cerro, lugar emblemático de Montevideo.

Recibió la Mención de Honor en el Concurso Internacional de Poesía "José Martí" de Perú (1971) y Premio Poeta América Latina 1983, compartido con el poeta chileno Enrique Lihn, Lima, Perú. Como periodista obtuvo el Premio de la Fundación Rizzuto en 1980 por su trabajo sobre la ciudad de Buenos Aires en homenaje a los 400 años de su fundación.

En 1986 publicó Poesía de la mujer argentina (selección y prólogo)
En 1993 editó el ensayo Potencia del símbolo en la obra de Luisa Mercedes Levinson.
Luisa Mercedes Levinson, estudios sobre su obra fue publicado en 1995 y compartido con Mirta Arlt, Leonor Calvera, Rolando Costa Picazo, Jorge Cruz y Pedro Orgambide.
En octubre de 1993 parte de su novela inédita fue publicada en Austria por la Editorial Wiener Frauenverlag en una antología de mijeres latinoamericanas seleccionadas por la profesora Erna Pfeiffer.
Colabora con revistas de Argentina y del exterior.
Sus poemas figuran en importants antologías publicadas en Colombia, México, Perú, Venezuela, España y Estados Unidos.
Poesías de su autoría fueron traducidas al jindi y publicados en la India en 1980, también han sido vertidos al inglés, italiano y francés.
.:Ver más sobre María del Carmen Suárez
 
.: Obras de María del Carmen Suárez
1964 Desde Buenos Aires
1967 La noche y los maleficios (Premio del Fondo Nacional de las Artes)
1970 El bosque de fuego
1972 Los dientes del lobo
1976 Voracidad del sonido
1982 Entendimiento de los cuerpos
1988 Posesión natural (Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores)
1993 Potencia del símbolo en la obra de Luisa Mercedes Levinson
2002 Cuerpo imaginario
2004 Eva en el espejo
2009 Las gordas
 
.: Textos para leer de María del Carmen Suárez
Exorcismo (Poesía)
Inquietante (Poema)
Las gordas - Capítulo I (Novela)
Señales en el cielo (Poesía)
 
.: La voz de María del Carmen Suárez
Entrevista
Atlantes de papel Atlantes de papel
Adoctrinamiento, creación y tipografía en la Monarquía Hispánica de los siglos XVI y XVII

En este libro hallará el lector una serie de reflexiones alrededor del impacto de la cultu... Ampliar

Comprar$ 79.00

Diseño web

Canal RSS Blogs

Escritores que no venden
Llama de amor...
EL EXILIO DEL POETA neco perata
BREVES REFERENCIAS HISTÓRICAS DE LOS PRINCIPALES GREMIOS DEL TANDIL
LA SUCESORA neco perata
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs
Instituto Mallea

Canal RSS Guía de Servicios

Clases particulares - Lengua y Literatura
Ver más cursos y talleres Ver todos los servicios
Radio On Line

Canal RSS Foros

Como abriendo un río
Contemplación álmica de la tristeza
Ritual de la rosa
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
Rebelión poética
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Cuál es el título del primer relato de La guerra gaucha, de Leopoldo Lugones?
El payador
Estreno
Los crepúsculos del jardín
Libros nuevos y usados en internet
Fotografía y plástica
A

 Artes visuales

Indexarte.com.ar
Artes Visuales
Inauguró la muestra de Quinquela en la Casa de la Cultura Villa 21 Barracas
La Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación y el Museo de Bellas Artes Benito Quinquela Martín inauguraron el miércoles 23 la exposición "Quinquela aquí y ahora", que se podrá visitar hasta el 15 de junio en la Casa de la Cultura Villa 21 Barracas.
Autores ideológicos
Hasta el 31-12-2014
Man Ray
Estadounidense 1890-1976
Death Bird
Una obra de Alejandro Lois
Death Bird
Cierra el -
Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Occidentes Designio 66 Escuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2014- www.escribirte.com.ar | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS